miércoles, 17 de septiembre de 2014

DESTINO FINAL


Vallejo iba 2-0 arriba en Bolivia, pero bajó la guardia y Universitario de Sucre logró el empate. Fue 2-2, pero dentro de todo, es un resutado alentador para la vuelta.

 Vallejo estaba escribiendo una nueva historia de gloria en la Copa Sudamericana. 2-0 rriba que  y la tan temida altura, parecía un simple mito. Franco Navarro ya esbozaba una sonrisa. Los jugadores en la cancha rechazaban todo lo que llegaba a su área. Pero llegó ese minuto 94. 

Hay golpes tan grandes en la vida. Golpes que son mucho más dolorosos cuando se dan sobre el final. Cuenta la leyenda, que los equipos peruanos son capaces de hacerle frente al mas pintado, incluso de golpearlo, pero cuando tienen todo para noquearlo, como que el miedo escénico los hace parpadear. Pasó muchas veces y en la llave de los "poetas", sucedió una vez más.


CORAZÓN DE POETA

El primer tiempo terminó  igualado a cero con el arquero Libmann como figura. Pero ya en el segundo, los trujillanos se "mandaron". Andy Pando recibió a las espaldas y sobre dos marcas fusiló al arquero boliviano. Luego Chávez forzó una jugada en el área y definió arriba y fuerte. 2-0. Resultadazo. 

SOÑAR NO ES DORMIR

Vallejo tuvo todo para cerrar el partido, pero no pudo y sufrió el descuento. Los bolivianos. Ramiro Balivián de revés, le dio vida a su equipo. Los poetas en cambio, se empezaban a quedar sin vida. Sin embargo, los minutos pasaban y parecía que aquella maldita leyenda, no iba a reeditarse en esta jornada. Solo fue una ilusión. Minuto 94. Un centro y un cabezaso. Los viejos demonios hacían de las suyas una vez más. Vallejo soñó con el triunfo, pero se quedo dormido.


Por Adhemir Cavero
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario