domingo, 26 de octubre de 2014

Y DALE CON LO MISMO


La "U" pagó caro, otra vez, sus errores y resignó puntos en casa alejándose cada vez más del sueño en el Clausura. Fue 1-1 ante Inti Gas.
En el fútbol, uno puedes pasar de héroe a villano con frecuencia y uno, puede pasar de ser verdugo a víctima si es que se duda de cara al arco. Es mortal hacerlo, pasa factura. En el Monumental, la "U" erró una cantidad increíble de goles fijos y acaba de sentenciar su propia defunción.

El golpe en el clásico parecía estar olvidado, tal vez no tanto, pero igual los merengues tenían que seguir su camino sin mirar atrás.Sin Antonio Gonzáles ni Rafael Guarderas, el destino quizo que jueguen juntos Alemanno y Ruidiaz, pero solo fue un rato nomás. 

La "pulga" apenas iniciado el juego tuvo un fuerte choque con un rival y el saldo fue negativo: tuvo que salir del campo. Ingresó por el Miguel Torres y sus trepadas estorbaron un tanto las de Chávez, por el otro lado ocurría casi lo mismo: Alexi Gómez, desordenado, tuvo que pasar al medio varias veces para no chocar con Ampuero. Así en medio de ese caos, los cremas pudieron llegar al primero, pero Alemanno no llegó y en la puerta del arco se quedó el intento.

TIEMPO DE REVANCHA

El argentino, sabía que Universitario dependía de su olfato goleador. La "U" llegaba, pero no podía anotar, entonces de nada servía. Pero "Avatar" siempre se las arregló para armar y buscar el gol hasta que llegó su premio. Centro de Miguel Torres y el buen Germán de cabeza ponía a celebrar a un angustiado pueblo crema.

Universitario ganaba, estaba obligado a hacerlo para no perder sus chances en el Clausura, pero sus jugadores no estaban finos en definición. Pudieron asegurar todo, pero no lo hicieron. Fueron hasta 5 oportunidades inmejorables y se sabe que estas historias, casi nunca terminan bien en el universo del fútbol.

A HACER HORACIO

Horacio Benincasa en una las pocas lleadas de los ayacuchanos, siempre creyó. Oliveira, el brasileño, ya había dado señales de que la defensa crema era vulnerable y pese a que el partido ya se extinguía, igual fue al frente. Entonces vino un centro, fue una jugada confusa y en ese ambiente apareció el de Inti Gas, para silenciar todo en Ate.

Era el castigo a tanto perdón para Universitario. No quedaba nada y llegó el empate. La gente llegó al Monumental ilusionada y se fue con bronca, su equipo cada vez ve más lejos el bicampeonato.

Por: Adhemir Cavero Chavera
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario