domingo, 10 de julio de 2011

GOLEADA HISTORICA: PERU REGISTRA LA MAYOR GOLEADA DE 6 A 0 SOBRE CHILE

HISTÓRICO: PERÚ 6 CHILE 0

Si bien ya se vive el Perú vs Chile por la Copa América , los peruanos tienen la mayor Goleada sobre  Chilenos, en aquella oportunidad Company los dirigía y ante mas de 11 mil hinchas peruanos Perú hizo historia esa noche. La crónica de Jaime Pulgar Vidal.

CRÓNICA PERIODÍSTICA

Qué duda cabe que en los partidos entre Perú y Chile se juega por algo más que el fútbol o los goles. Sea amistosos o partidos por torneos sudamericanos o eliminatorias, cuando ambos equipos se enfrentan dejan todo en la cancha. El 28 de julio de 1953 se había producido la mayor goleada en este tipo de partidos. Aquel día Perú goleó 5-0 en el marco de la Copa del Pacífico. Debieron pasar 42 años para que esta goleada pase al olvido y se registre una nueva marca histórica 6-0 a favor de Perú.

La selección peruana venía jugando algunos partidos de preparación con miras a participar en la Copa América en Uruguay en 1995. Nueve fueron los partidos que había jugado Perú hasta ese entonces. Perdió en seis ocasiones, empató dos y sólo le había ganado 2-0 a Ecuador.

Chile, entre tanto, también se preparaba para el mismo certamen en Uruguay y había contratado al entrenador español Xavier Azkargorta, aquel que había clasificado a Bolivia al Mundial de Estados Unidos en 1994. El 19 de abril de 1995 ambas selecciones saltaron al terreno de juego del estadio Nacional de Lima. 11 553 espectadores llegaron aquella noche al recinto para ver un nuevo encuentro amistoso. Es cierto que no eran muchos, pero la verdad es que hubiesen sido menos si el rival hubiese sido otro y no Chile. El aficionado peruano le gusta ver el clásico del Pacífico y cada vez que Perú obtiene un buen resultado en este enfrentamiento, saborea algo así como una revancha.

Perú alineó con Miguel Miranda, Jorge Soto, Alfonso Dulanto, José Soto, Alexis Ubillús, Martín Rodríguez, José Carranza, Roberto Palacios, Alex Magallanes, Flavio Maestri y Ronald Baroni. Chile lo hizo con Varas, Castañeda, Mendoza, Margas, Acuña, Pérez, Parraguez, Valencia, Mc Niven, Tudor y Marcelo Salas. Para arbitrar el choque amistoso llegó a Lima el boliviano Juan Carlos Lugones.
La primera acción de ataque fue para Chile. Apenas iniciado el partido llegó n tiro libre para la visita que terminó ntrascendentemente.

Lo interesante fue escuchar de inmediato el aliento para la selección peruana que bajaba desde la tribuna. La afición se enchufó rápidamente con el partido y empezó a vivir una fiesta. Perú empezó a tocar con paredes largas. Ubillús, por el sector izquierdo llegaba muy bien. En una de esas, cedió para Palacios que centró y llegó el primer gol peruano de Flavio Maestri.

El delantero corrió a festejar hasta la tribuna de oriente mostrando el 9 que llevaba en la camiseta. Apenas se habían jugado dos minutos y ya Perú ganaba 1-0. La afición no sólo aplaudió el gol, sino que de inmediato alentó cuando Perú se equivocó. Chile reaccionó y estuvo a punto de empatar, pero Dulanto salvó casi sobre la línea. Los olés empezaron en ese preciso instante. Perú no llegaba sobre el arco chileno, pero los pases en medio campo entusiasmaron a la afición.

En medio de los olés, llegó el minuto 6 y el segundo gol peruano. Fue una vez más Flavio Maestri. Ubillús volvió a ganar por izquierda y arriba, Flavio estuvo impecable en el cabezazo. 2-0.
El autor del gol esta vez corrió hacia occidente pero el gesto fue el mismo: mostrar el 9 que llevaba en su camiseta. Tras el gol llegaron más pases en medio campo, más olés, aplausos y el grito de aliento a Perú.
Se jugaban apenas seis minutos y Perú ya ganaba por 2-0. Jugaba su mejor partido de la preparación. Maestri estaba inspirado al igual que Alexis Ubillús. Instantes después llegaría el turno para que se luzca Ronald Baroni.
Ya para ese entonces los chilenos sabían que por la mañana y en el Mundial de la categoría sub 20 que se jugaba en Qatar, España le había hecho seis goles a Chile. A nadie se le había ocurrido que el marcador se repetiría por la noche en el Nacional de Lima.

Baroni apareció casi de inmediato pero no pudo rematar. Maestri sí lo hizo, pero su remate salió desviado. Igual llegaron los aplausos. Para ese entonces Chile empezó a controlar el balón. Llegó sobre el arco de Miranda que respondió. A los 25 minutos, José Soto intentó en un tiro libre pero no pasó nada.

Cuatro minutos después llegaría el tercero. Roberto Palacios, que venía jugando un buen partido, le metió un magnífico pase a Baroni para que anote.
El jugador, que había salido mal de la “U”, se fue hasta la tribuna norte a festejar el gol. Era como si le estuviese pidiendo disculpas a la hinchada de su ex equipo, Universitario de Deportes. Todo el estadio festejó con los gritos de Perú. Era el primer tanto de Baroni con la selección. Este jugador, de padres argentinos, pero nacido en el Perú, que había hecho casi toda su carrera futbolística en Argentina y llegó para jugar por la “U”, había llegado a la selección de su país. Tras el tanto, Chile sacó desde el medio campo pero Perú estaba tan bien, que Palacios robó la pelota pero lamentablemente Baroni estuvo adelantado.

Los olés volvieron a aparecer tras el 3-0. Perú siguió llegando, forzando tiros de esquina y cosechando aplausos. El público estaba entregado. No sólo estaba disfrutando de un buen partido sino que además estaba viendo cómo Perú goleaba 3-0 a Chile. Al rival de siempre. Una vez más, el equipo chileno se adueñó del balón. Intentó descontar, pero no pudo. En cambio Perú sí pudo hacerlo. Aquella noche todos jugaron bien en el equipo peruano. Incluso aquellos que tenían como característica destruir el juego rival. Fue el caso de Martín Rodríguez que metió un excelente pase para Flavio Maestri para que, de manera extraña, con rebote incluido, anote el cuarto.
Una vez más a festejar mostrando el nueve. Maestri había sido muy criticado porque no anotaba muchos goles cuando jugaba por Perú. Ese día, tras cada gol, le recordaba a la tribuna que él era el goleador de siempre. Ya había convertido tres tantos y había alcanzado a Lolo Fernández que también le había hecho tres a Chile en un solo partido. El cuarto llegó en el minuto 38.
La selección de Azkargorta se fue con todo en busca del descuento. Y en menos de dos minutos tuvo tres claras posibilidades de gol. Perú se salvó sobre la línea. Así, con Chile atacando y Perú tratando de recuperar la pelota llegó el final del primer tiempo.

El segundo tiempo se inició con dos variantes en Chile. Perú siguió igual. Casi al inicio los peruanos llegaron sobre el arco de Varas, pero el marcador no se movería. Quien sí lo hizo fue Flavio Maestri, quien caminando debió salir del terreno de juego, lesionado. Perú devolvió la pelota a Chile en una muestra de juego limpio, lo que fue aplaudido por una afición que estaba eufórica. Maestri volvió instantes después en medio de los aplausos para el goleador de la noche. Entre tanto Chile seguía intentando descontar pero Miranda respondió casi siempre. En ese instante el partido había decaído. La selección de Miguel Company entró en un bajón debido al exigente trabajo realizado en el primer tiempo. Casi todos estaban conformes con el 4-0, así que se prefería cuidar las piernas.

Sin embargo no todo estaba dicho. Había un jugador que quería más. Ya había marcado un gol, el primero en el partido y el primero con la camiseta de la selección, pero imaginaba que esa noche podría ser histórica. Para Ronald Baroni, así fue.

Perú ganaba cuatro – cero con tres goles de Maestri y uno de Baroni. Tras el reinicio del segundo tiempo y tras unos tímidos ataques peruanos y chilenos el partido había llegado a su punto más flojo. Estaba algo aburrido porque los jugadores se mostraban algo desganados. Instantes después, todo cambiaría.
Flavio Maestri salió en medio de los aplausos. No se le quiso arriesgar tras la lesión y se prefirió sustituirlo con Alberto Ramírez. A los 21 minutos de juego, Roberto Palacios robó una pelota, metió el centro y Ronald Baroni anotó el 5-0.
El festejo de Baroni fue con Company. Diría después que fue en muestra de agradecimiento por la confianza que en él depositó el entrenador. Una vez más Perú ganaba 5-0 a Chile. Era el mismo marcador que se había dado en 1953. Aquel histórico 5-0 que motivó que un restaurante de la tribuna de occidente del estadio Nacional se llamase así: 5-0. La alegría se transformó en olas en la tribuna. Chile seguía intentando con tiros libre pero Miranda seguía respondiendo. Company ordenó el ingreso de Nolberto Solano en lugar de Alex Magallanes quien salió entre aplausos. Las posibilidades fueron aquí para ambas selecciones. Chile remató desviado. Perú obtuvo un tiro de esquina tras buen toque. Un foul a Ronald Baroni que motivó un intrascendente tiro libre y una posibilidad cercana para Chile.

Hasta que llegó esta magnífica jugada entre Nolberto Solano y Martín Rodríguez. La pelota se la llevó Ronald Baroni, quien se hizo un auto pase, quedó frente al arquero, a quien engañó para poner el seis – cero.
El festejo fue, esta vez, no sólo con Company. También se abrazó con todos los suplentes y luego con sus compañeros en la cancha. Ahora sí era histórico. Por primera vez Perú le ganaba a Chile por 6-0. Dicen que el dueño del restaurante 5-0 pensó en ese momento en cambiarle el nombre al establecimiento. Ahora era Baroni el que igualaba a Maestri y a Lolo Fernández como aquellos jugadores que le habían hecho tres goles a Chile en un solo partido.

Tras el gol, Roberto Palacios salió muy aplaudido e ingresó Alessandro Morán. En los últimos minutos del partido, Chile llegó por izquierda. Alfonso Dulanto tocó involuntariamente la pelota con la mano y el árbitro cobró penal.
Se jugaban 43 minutos y el disparo de Valencia fue desviado por Miranda. Todos se acercaron a felicitar al arquero que había evitado el gol de honor de Chile.

Perú seguía ganando 6-0, blanqueando al clásico rival, con un marcador histórico. En esos últimos instantes, Alexis Ubillús también tuvo oportunidad de lucirse en un quite lo que motivó que la tribuna corease su nombre.
Una última oportunidad para Chile llegó en un tiro libre que salió desviado. Casi de inmediato, el árbitro Lugones dio por terminado el encuentro. Era sólo un partido amistoso pero la alegría se desató en el estadio. Se había vivido una jornada histórica. Tras el intercambio de camisetas, José Soto se fue a recibir el trofeo que se había puesto en disputa. Una vez más en el centro, los jugadores se despidieron de la afición. Fue el 19 de abril de 1995. Fue una noche memorable. No sólo por los goles sino por el buen juego exhibido.

Lo bueno de Perú aquella noche es que siempre fue y quiso más. Tras el 2-0 logrado rápidamente, se fue en busca del tercero y del cuarto. En la segunda mitad, cuando se pensaba que todos se conformarían con el marcador, Perú volvió a apretar el acelerador y consiguió dos goles más. Es que en el fútbol, cuando se tiene la oportunidad de anotar, hay que hacerlo. Esa noche Perú lo hizo y por eso este partido se ha convertido en un encuentro histórico.

Partido N° 362

Fecha: 19/04/95

Estadio: Nacional – Lima

Arbitro: Juan Lugones (Bolivia)

Perú 6 Maestri 2’, 6’ y 38’, Baroni 32’, 67’ y 73’.

Chile 0

Perú: Miranda; Jorge Soto, José Soto, Dulanto, Ubillús; Martín Rodríguez, Carranza, Palacios (Morán), Magallanes (Solano); Baroni (Ramírez), Maestri.
DT: Miguel Company.

Chile: Varas; Mendoza, Parraguez, Castañeda (Rojas 65’9; Margas, McNiven (Mardones 46’), Acuña (Galderissi 71’), Pérez, Valencia; Salas, Tudor (Goldberg 55’).
DT: Xavier Azkargorta.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada